Abscesos y Fístulas ano-rectales

E-mail Imprimir PDF

Un absceso ano-rectal es una cavidad llena de pus cerca del ano o del recto. Los principales síntomas son dolor en el ano (ó a un lado), continuo, progresivo  y la sensación de una bolita, puede acompañarse de fiebre y malestar  general.

Es una infección aguda, que se origina en pequeñas glándulas que se encuentran dentro del ano, la función de estas glándulas es producir moco en pequeñas cantidades, en ocasiones se obstruyen, y dan lugar al absceso (esto le puede ocurrir a cualquier persona)

Un Absceso ano-rectal es una urgencia ya que se puede extender de una forma importante y puede destruir los tejidos que se encuentran alrededor del ano causando secuelas importantes como incontinencia y/o necesidad de colostomía.
El drenaje se efectúa realizando una incisión cerca del ano,  esto se puede hacer en consultorio bajo anestesia local en abscesos pequeños o en quirófano con en abscesos más grandes  o en pacientes con enfermedades agregadas como diabetes.

La Fístula ano-rectal es una comunicación anormal entre la parte interna del recto en donde se encuentran las glándulas anales y la piel que se encuentra alrededor del ano es la parte crónica de la enfermedad y queda como secuela de un absceso, más del 50% de las personas que presentan un absceso desarrollaran una fístula, el síntoma principal es la descarga de liquido amarillento mal oliente de forma constante o intermitente.

El tratamiento de las fístulas es quirúrgico en todos los casos, existen una infinidad de técnicas quirúrgicas para el manejo de una fístula sin embargo el tipo de técnica que debe de utilizarse esta relacionado con el tipo de fístula que tiene el paciente lo importante en estos casos es determinar el riesgo que tiene el paciente de quedar con alguna secuela (Incontinencia anal) por la manipulación de esfínter del ano.